ANTV: En deuda con los sistemas de TV comunitaria

En pocos días saldrán a la luz las nuevas determinaciones de la Autoridad Nacional de Televisión, ANTV, con respecto a la resolución 0433 que reglamentó a la TV comunitaria.

Lo anterior, como resultado de las protestas y el debate de control político que se le ha hecho a la controvertida norma y que hizo que el director de la ANTV, Ramón Angarita, se comprometiera a reformar la resolución.

Un ejemplo crítico de la sin salida planteada a estos operadores, es que sistemas que a punta de esfuerzo y eficiencia han alcanzado el límite de usuarios (impuesto a Colombia en el TLC con Estados Unidos y que a propósito en nada afectaba a ese país la puesta en marcha de este ítem), no se les abrió la puerta a una operación privada, para que estas entidades más fuertes y grandes pudieran seguir siendo de la comunidad y sin ánimo de lucro (si así lo decidieran), pero con posibilidades de crecimiento a su ritmo, sin la exigencia de coberturas que no están en capacidad de ofrecer.

De hecho, esa sería una salida lógica al TLC. El tema al parecer, ya ha sido planteado. Un dirigente del sector dijo a Prensario con respecto al límite de usuarios, que la ANTV no ha explicado como deben salir de los asociados ‘no nos dicen cómo hacerlo, ni cómo les vamos a explicar que ellos no pueden recibir más el servicio, pero su vecinos sí’…Nosotros sólo pedimos que nos permitan desarrollarnos, no que nos regalen nada. Ya solicitamos que nos otorguen una licencia de TV por suscripción, sin ánimo de lucro, pero nunca nos respondieron’.

La limitación de usuarios, señales y demás restricciones podrían llegar a debilitar los sistemas que dentro de poco tendrán que afrontar la arremetida de las nuevas tecnologías.

Mientras los grandes operadores se preparan para la competencia de los servicios over-the-top, con estrategias OTT, TV everywhere y paquetes tripe play. A los sistemas comunitarios se les cierra el cerco con normas propias de un entorno de décadas pasadas.

Esto es algo que no se solucionará con políticas de subsidio a los sistemas, más aún cuando Colombia es líder en la penetración de Internet en la región. Es una realidad que los países más desarrollados vienen experimentando una fuerte presión en el tráfico de redes de banda ancha de las compañías de telecomunicaciones.

El permitirle a los sistemas comunitarios más grandes la posibilidad de saltar a la licencia privada (si se quiere) también podría llegar a tenderle una mano a los sistemas más pequeños, para que el sector actuara de manera más articulada en inversiones, contenidos, etc…

Pero la reglamentación pretende que estos sistemas no puedan competir en el actual entorno y los limita, porque son “sin ánimo de lucro”, desconociendo que todas las entidades, están en la obligación de ser competitivas, eficientes y capaces de brindarle al usuario productos de calidad y variedad (hecho que no tiene nada que ver con el ánimo de lucro, pues este último no es sinónimo de ineficiencia, ni falta de competitividad). El efecto arrastre de esta medida podría ser que el país perdiera una oportunidad para tener menos concentración en el mercado y menos alternativas para los usuarios.

La ANTV está en deuda con los sistemas comunitarios porque fueron ellos, si se quiere con errores y desaciertos en algunos casos, los que llevaron la televisión a donde ningún operador privado, ni el estado llegaban. En consecuencia es necesaria una trancisión justa y sin traumatismos.

Son tiempos de convergencia, del florecimiento de servicios que compiten abiertamente con los operadores de telecomunicaciones, con la televisión por suscripción. El fenómeno y la problemática es global, sólo que aquí hemos decidido ignorarlo.

No se entiende como en épocas de convergencia, de capacidad ilimitada de los operadores OTT para llegar a cualquier parte, sin restricciones, ni obligatoriedad de contenido, impuestos, ni tendido de infraestructura, los operadores nacionales tengan que competir con tanta desigualdad. La reglamentación impuso fuertes exigencias, en cobertura, cantidad de usuarios, señales, producción de contenido, pólizas, tiempos de licencias y destino de sus ingresos, entre otros aspectos.

Los puntos álgidos de la resolución, identificados por Comutv son:

Artículo 10: El número de asociados no puede superar los 6.000

Articulo 14 parágrafo 1: Se debe tener autorizaciones para todo canal que este en la parrilla

Artículo 23: Las pólizas de garantía para respaldar el pago de compensación y de sanciones

Artículo 3: Tiempo de licencia por 10 años y que se empiezan a renovar a partir del 1 de Mayo del 2014 (se exigen muchas condiciones que pueden llevar a la cancelación de la misma por el no cumplimiento de la documentación).

Artículo 12: El cambio de metodología para el pago de la compensación en tiempo (se pasa de trimestral o anual a bimestral), como el valor según la categoría de municipio a que pertenezca que clasificaron en tres grupos así: (grupo 1 paga $979,93 por asociado, grupo 2 paga $851.57 por asociado y grupo 3 paga $ 380.22 por asociado) independientemente de que tenga 1,2,3,4,5,6,7 canales codificados.

Artículo 16: El número de horas de programación es una exigencia grande para muchos (5 horas mínimo el primer año), porque con el pago de compensación se le recortan los recursos.

Artículo 13: Todo lo recaudado por pauta publicitaria debe discriminarse y dedicarse completamente a la producción del canal y por tal debe decirse cuál es el valor y el destino del 100 de lo recaudado el incumplimiento causa sanción.

Nota: La responsabilidad de este artículo es sólo de la autora.

Deja un comentario