¿Por qué la CRC le restó importancia al consumo de TV a través de Internet?

- Según el análisis de la CRC, la oferta comercial de los operadores de televisión comunitaria es comparable a la oferta comercial de televisión por suscripción

- El regulador recibirá comentarios al estudio y la propuesta regulatoria hasta el 14 de mayo

- La Cepal estima que los fondos ilícitos de capitales que salen del subcontinente al extranjero para eludir el pago de impuestos casi llegan a 150 mil millones de dólares anuales

Mercados-convergentes

El anuncio de la CRC se advirtió extraño. Además, porque al poco tiempo se dio una coyuntura complicada, el inicio de una nueva cruzada internacional por la transparencia fiscal de las multinacionales (impulsada tras el escándalo de “los papeles de Panamá”). También contrastó con lo señalado por la Cepal a mediados del año pasado, cuando el organismo reclamó que las empresas tecnológicas no están regresando beneficios a la región.

“Sólo el 2.7% de los colombianos solo consume TV a través de Internet”, dijo el regulador, sobre un adelanto del estudio de hábitos y usos de televisión en Colombia, durante 2015 y luego continuó: “mientras que el 25,2% lo usa de manera conjunta con otros medios más tradicionales.”

Lo anterior para justificar que los contenidos OTT son complementarios y no sustitutos de los servicios de televisión tradicional. En su concepto, debido a que este fenómeno en Colombia, se encuentra en una fase incipiente, no considera pertinente “intervenir de ninguna manera, y por el contrario “se estima necesario monitorear su adopción en el corto y mediano plazo para reevaluar el rol competitivo que pueda adoptar”, afirmó en su Análisis de Mercados Audiovisuales en un Entorno Convergente.

La CRC no cree por ahora necesario modificar la actual clasificación de los servicios de televisión, por la aparición de otros servicios de comunicación audiovisuales.

El regulador no identificó aspectos de asimetría regulatoria ni impositiva, ni de los ingresos que deja de percibir el Estado por la enorme cantidad de poderosas empresas que llegan a través de internet y satélite que no le producen rentan al país, incluídos los canales internacionales (sí identificó asimetrías entre los operadores de televisión y telecomunicaciones locales).

Las asimetrías con los OTT no tienen que ver con la neutralidad de la red, la cual genera grandes debates cuando se toca temas de regulación sobre contenidos o la gestión del tráfico (por el uso de las redes), tienen que ver con la afectación a la competencia del mercado local y los ingresos de la Nación.

OTT no es sólo Netflix

El Estado persiste en mantener un enfoque exclusivamente doméstico para los impuestos y regulación (aduce la neutralidad de la red para evitar la regulación en contenidos, pero no es la regulación de estos lo que está en el centro del debate).

OTT no es sólo Netflix ni canales internacionales como HBO GO, también lo son Skype, WhatsApp, Viber, Nimbuzz, Hulu,, Amazon, Google Play Movies, etc (video, voz y datos son los servicios con más poder de impacto en los operadores de telecomunicaciones).

Pero además, los productos digitales por Internet afectan a una importante porción del mercado intangible local, no son sólo videos, también lo son “programas de cómputo, texto, imágenes, grabaciones de sonido y demás productos que estén codificados digitalmente e independientemente de si están fijos en un medio portador o sean transmitidos electrónicamente”, como describe el TLC con Estados Unidos.

Allí ingresan servicios como sistemas operativos, publicidad, paquetes de programas informáticos para oficina, servicios extranjeros de gestión en la nube, servicios streaming de música, etc), propiedad muchas veces de gigantescas corporaciones que férramente defienden sus derechos de propiedad (como lo hacen los canales internacionales), pero que no le rentan al país. Expertos están alertando incluso sobre los servicios financieros no bancarios a través de Internet que funcionan sin regulación.

El verdadero dilema entonces, no es el encarecer los servicios OTT (con impuestos como el IVA), ni la neutralidad de la red, sino el que las empresas dejen una parte de sus ingresos en el país.

Cepal: “Queremos que las grandes corporaciones paguen impuestos”

Cifras proporcionadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, reveladas por El Financiero en el 2015, muestran que empresas como Facebook, Google, Twitter, Netflix (en los países que tributan) , entre otras están generando ingresos en la región por cerca de 9 mil 242 millones de dólares, con apenas una tasa de tributación de 11.78 por ciento y generando al menos 9 mil 700 puestos de trabajo.

En tanto que tecnológicas como Apple, Samsung o Nokia perciben ingresos de 16 mil 631 millones de dólares con una tasa efectiva de tributación de 15.9 por ciento y con 10 mil 836 puestos de trabajo.

El organismo ha dicho que la evasión fiscal, es un lastre para América Latina: “Queremos que las grandes corporaciones paguen impuestos, empezando por Google, Facebook y los OTTs porque hacen unos negociazos con nosotros y no pagan impuestos en ningún lado”, dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal.

La Cepal estima que los fondos ilícitos de capitales que salen del subcontinente al extranjero para eludir el pago de impuestos casi llegan a 150 mil millones de dólares anuales y que dicho monto, equivale a la inversión extranjera directa que llega a América Latina”.

¿A dónde se van esos fondos ilícitos, dónde está la gobernanza de dichos fondos, quién está hablando de esa gobernanza… el G20 en Turquía?… lo dudo. Ahí es donde nuestra región necesita sentarse como un actor muy activo, para negociar con las grandes potencias, añadió Bárcena en Dinero en Imagen.

Asegura que para América Latina no es suficiente la iniciativa BEPS, “nosotros tenemos que entrar a este debate, no basta la fiscalidad nacional, si no tenemos también una negociación a nivel global”, sostiene que la “OCDE acaba de poner en marcha una iniciativa llamada BEPS, porque las grandes corporaciones tampoco pagan impuestos en los países desarrollados, entonces ya les preocupó a ellos el asunto”.

El organismo estima que la evasión y la elusión de los impuestos sobre la renta personal y de las empresas costaron a América Latina en 2014 más de 190.000 millones de dólares, es decir, un 4% del PIB regional. Según algunos cálculos de este organismo, la carga impositiva para las empresas nacionales equivale al doble de la carga efectiva soportada por las compañías multinacionales.

Un informe de este organismo publicado en el 2015 señala, entre otros aspectos, que en América Latina, el uso de redes sociales es el más intenso del mundo, que la oferta de contenido visual es dominada por plataformas globales (el mercado de la transmisión (streaming) de video estaba dominado por Netflix, con 7,3 millones de abonados, seguido por Google Play, con 3,1 millones, y que sólo una empresa latinoamericana está entre las 20 mayores del mundo en cuanto a las ventas minoristas en línea.

Europa y su propuesta sobre transparencia fiscal

Luego de la publicación del escándalo de los papeles de Panamá, la Comisión Europea tomó un nuevo impulso en su lucha contra la ingeniería fiscal de las multinacionales y presentó una propuesta adicional para combatir la elusión del impuesto de sociedades en Europa, lo hizo como complemento de otras propuestas de introducción de un intercambio de información entre autoridades fiscales, con lo que impondría a las multinacionales que operan en la UE con ingresos mundiales superiores a 750 millones de euros anuales la obligación de publicar información fundamental sobre el país o países de la UE en el que realizan sus beneficios y el país o países de la UE donde pagan sus impuestos.

Las multinacionales, allí donde pagan impuestos, han defendido sus modelos de gestión fiscal: “no eluden impuestos, sino que se limitan a cumplir las leyes elaboradas por los gobiernos, incluyendo el uso de incentivos y ventajas fiscales que pueden beneficiarles”, según relató ABC.

Amenazas al mercado detectadas por la CRC

- El control de contenido Premium por parte de proveedores de gran tamaño puede significar amenazas para el desarrollo de la competencia efectiva, en la medida en
la que el contenido sea particularmente relevante. Por lo cual es importante monitorear permanentemente este mercado para poder identificar a tiempo prácticas indebidas que perjudiquen al consumidor final.

- Con respecto a los paquetes de canales incluidos en los servicios ofrecidos por operadores de televisión comunitaria, se encontró que el número ofrecido (teniendo en cuenta tanto señales incidentales como codificadas) es similar al ofrecido por los DTCM y en este sentido, sería necesario valorar si dichos operadores representan restricciones competitivas a los paquetes básicos de televisión.

-En el largo plazo, la existencia de contenidos exclusivos es un área potencial que puede crear problemas de competencia y distorsiones en los incentivos a innovar en el mercado de los DTCM.


Algunas de las propuestas:

- Digitalización para contribuir a resolver el problema de piratería

- Contemplar la eventual transición de aquellos operadores de televisión comunitaria interesados en migrar hacia la modalidad de televisión por suscripción. La transición hacia unas cargas regulatorias iguales entre los diferentes agentes debe ser gradual, particularmente las que atiendan las diferencias entre los operadores de televisión por suscripción y los operadores de televisión comunitaria.

- La CRC considera pertinente redimensionar los aportes que hace cada operador. En este sentido, lo que la ANTV dejaría de percibir por la eliminación del cargo variable por concesión tendría que ser compensado por un incremento en la compensación que pagan los operadores, incluidos los comunitarios.

- Esquema de compensación: cobro como porcentaje de los ingresos, tal y como se realizaba en el pasado.

- Propuesta regulatoria para comercialización de señales abiertas, diferentes al canal principal digital.

Haga clic aquí para ir al documento de análisis de este estudio, el proyecto de resolución y la ficha técnica de la consulta. Los comentarios al respecto, se recibirán hasta el día 14 de Mayo de 2016 a través del correo: mercadosaudiovisuales@crcom.gov.co, a través del fax 3198341, en las oficinas de la Comisión de Regulación de Comunicaciones ubicadas en la Calle 59 A Bis No. 5-53 Edificio LINK Siete Sesenta Piso 9 de la ciudad de Bogotá D.C.

Deja un comentario