Propietarios de TV conectada son más propensos a cortar el cable

LRG cuantificó la relación entre el uso de los televisores conectados a Internet y la probabilidad de cortar los servicios de TV de pago. La tasa de deserción de los espectadores con TV conectada debe ser del interés de los operadores

Los usuarios de banda ancha con una TV conectada a Internet son dos veces más propensos que aquellos con los televisores no conectados para estar “muy inclinados” a cancelar su servicio de televisión de pago.

La consultora americana Leichtman Research Group (LRG) cuantificó la relación entre el uso de los televisores conectados a Internet y la probabilidad de cortar los servicios de TV de pago y encontró que, el 8,8 por ciento de los usuarios de televisión conectados estaban “muy inclinados” a cancelar su servicio de pago actual en los próximos seis meses, en comparación con sólo el 3,5 por ciento de los usuarios de televisión no conectados.

LRG explicó que la gran mayoría de usuarios adultos con banda ancha que actualmente están suscritos al servicio de televisión de pago tradicional, tienen poco o ningún interés en cancelar el servicio, en promedio, sólo un 7 por ciento de este segmento, pero recalcó que la tasa de deserción debe ser del interés para los operadores

“Durante años, la relación causal entre los dos comportamientos ha sido cuestionada, y con razón”, señaló Michael Greeson, co-fundador y presidente de TDG. “Sin embargo, TDG ha argumentado durante varios años que esta relación se desarrollaría con el tiempo y golpea en un momento histórico en 2013″.

LRG, le preguntó a 1,319 cord-cutters (personas que dejan de pagar su suscripción a la televisión por cable para empezar a consumir contenidos a través de la red) y a los cord-nevers (hogares que nunca han tenido TV paga) sobre sus hábitos televisivos.

Estados Unidos, cae la demanda por TV de pago

LRG informó que la penetración de video multicanal de Estados Unidos alcanzó su punto más alto hace dos años, 88 por ciento, y ha estado disminuyendo desde entonces.

Actualmente, LRG dice que el 86 por ciento de los hogares a nivel nacional se suscriben a alguna forma de servicio de video multicanal.

Entre los hogares que no tienen televisión paga, 40 por ciento se suscribe a Netflix, 11 por ciento a Amazon Prime y 7 por ciento a Hulu Plus. En total, 42 por ciento de los no suscriptores reciben por lo menos uno de estos tres servicios OTT.

Esto significa que el 8 por ciento de todos los hogares con televisión están sintonizando solamente canales de televisión abierta (over-the-air, por sus siglas en inglés, OTA), por debajo del 10 por ciento en 2010; el 6 por ciento está sintonizando una combinación de OTA y programación OTT. Este grupo incluye cerca del 1 por ciento de todos los hogares que no se suscriben principalmente a servicios de video multicanal porque pueden ver la programación a través de Internet o vía Netflix.

El gasto promedio en el servicio de video multicanal es de US$ 83,25, un aumento del 5,9 por ciento respecto al año pasado.

“El número de hogares que se suscriben a servicio de video multicanal es un poco más alto de lo que fue tres años atrás, sin embargo, la penetración de los hogares suscritos a un servicio está ahora por debajo de su pico”, dijo Bruce Leichtman, presidente y analista principal de Leichtman Research Group. “Mientras que algunos consumidores continuando yendo dentro y fuera de la categoría, los factores económicos parecen ser una fuerza sólida en la formación de este mercado como la aparición de sólo alternativas over-the-top”.

Deja un comentario