Telefónica, con el acelerador puesto en América Latina

- Accesos de Telefónica Hispanoamérica alcanzaron 134,6 millones en el año 2015

Telefónica no está solo reforzando su infraestructura en la región. La entidad le ha apostado a la explosión de internet móvil y fijo, a la compra de derechos deportivos y contenido, al tendido de nuevas redes de fibra para estar entre los “tres primeros grupos audiovisuales del mundo y el primero en lengua española” como ha afirmado la empresa.

¿Por qué América Latina? Los expertos, como el analista de Self Bank Felipe López, indican que hay un interés por la venta de algunos activos en Europa (como O2, su negocio en el Reino Unido, lo que supone una marcha atrás), por permanecer en Alemania y España y por centrarse en América Latina, donde hay un “mayor potencial de crecimiento, especialmente en el negocio de telecomunicaciones ‘tradicional”, según dijo López a Expansión.

La apuesta por Internet

Con el impulso a su negocio OTT en la región, la empresa busca asegurarse un lugar de privilegio en el mercado de televisión online, en abierta competencia con servicios como Netflix, Clarovideo o HBO. Lanzará servicios de video en siete nuevos mercados latinoamericanos y reforzará su liderazgo en la oferta de HD en la región invirtiendo en contenidos diferenciales.

La semana pasada lanzó su servicio Movistar Play en Uruguay. En Argentina opera bajo el nombre de On Video), en Brasil (Vivo Play), Chile (Movistar Play) y en Colombia (Movistar Vídeo). Le seguirán: Ecuador, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Perú.

Pero no es la única novedad. Con el lanzamiento de TV Social, en el Mobile World Congress 2016, Telefónica inauguró lo que denominó como un proyecto pionero y único en el ámbito audiovisual (permitirá la interacción de sus usuarios en las transmisiones en vivo). La implementación de la TV social se dará primero en España y en América Latina se hará de manera escalonada, iniciando en Brasil y Chile.

Lo que viene, transmisiones en realidad virtual

En España, Movistar+ y Samsung en una emisión de prueba, retransmitieron en realidad virtual el clásico FC Barcelona – Real Madrid (en directo, mediante las gafas Samsung Gear VR). Se instaló un palco VIP virtual en el Camp Nou desde donde para “vivir la emoción de estar en el estadio gracias a Samsung Gear VR”, explicó la empresa.

El Clásico también se pudo disfrutar en UHD, Ultra Alta Definición en las Telefónica Flagship Store de Madrid y el Mobile World Centre Espacio Movistar de Barcelona y también para los clientes de Movistar+ que accedieron a su oferta de televisión a través de Fibra Óptica (tanto 30, como 300 Megas), que tienen contratado cualquiera de los paquetes que incluyen CANAL+ Partidazo HD, y que disponen de un televisor Samsung Smart TV UHD compatible con la funcionalidad “Movistar+ Ready”.

De la infraestructura

La compañía está reforzando su infraestructura en la región: El nuevo cable submarino Brusa (que despliega a través de Telxius, una filial creada recientemente por Telefónica que agrupa activos de infraestructura del grupo como torres de antenas de telefonía móvil, la red de fibra óptica y de cable submarino), será de casi 11.000 kilómetros de longitud y entrará en funcionamiento a comienzos del 2018 para conectar a Brasil con Estados Unidos por el Caribe.

También cuenta con el Pacific Caribbean Cable System (PCCS), un cable submarino que construyó en consorcio y con una capacidad de transmisión de hasta 80 Tbps, enlaza Jacksonville (Florida, EE.UU.) con las Islas Vírgenes Británicas, Puerto Rico, Aruba, Curacao, Colombia, Panamá y Ecuador. Telefónica también gestiona Unisur, el cable que conecta Uruguay y Argentina, así como el SAM-1, un sistema de cable submarino desplegado en 2000, y que en forma de un anillo de 25.000 km une Estados Unidos, el Caribe y Centro y Sudamérica.

En Colombia Telefónica, junto con Ericsson, está implementando la primera red virtual comercial del país para servicios voice over LTE. La flexibilidad de una red virtualizada le permitirá a Telefónica introducir nuevos servicios a sus subscritores de manera más rápida.

Los retos del nuevo presidente

La apuesta por Internet, la inversión en contenido y las nuevas redes de fibra asegurarían un crecimiento de los ingresos en los próximos años y el enfrentar el elevado nivel de endeudamiento (cercano a los 50.000 millones de euros).

No obstante, la revista británica, The Economist, ha criticado la expansión de Telefónica basada en el endeudamiento: “Telefónica tendrá que pagar la deuda en los próximos años. Un consuelo es que otros monopolios de telecomunicaciones antiguos, tales como Telecom Italia, hicieron aún peor. Rivales más ágiles, como Vodafone, sin embargo, entregan retornos más sólidos.”, escribió.

A 31 de diciembre de 2015, la calificación crediticia de la deuda a largo plazo de Telefónica, S.A. es de “BBB+/perspectiva estable” por Fitch, “Baa2/perspectiva estable” por Moody’s y “BBB/perspectiva positiva” por Standard & Poor’s.

Telefónica decidió vender O2, su negocio en el Reino Unido a un grupo hongkonés: Hutchison Whampoa, con lo que espera recaudar cerca de 13.000 millones de euros. La venta está siendo estudiada por la Comisión Europea.

Telefónica estudia también la salida a bolsa hacia finales del segundo trimestre o comienzos del tercero, de Telxius (cuyos activos incluirán cerca de 15 mil to­rres de te­le­co­mu­ni­ca­ciones de Telefónica en España y otros paí­ses, así como la red in­ter­na­cional de 31.000 km de fibra óp­tica sub­ma­rina del grupo, in­cluido el SAM-1).

El nacimiento de Telxius se enmarca dentro de la estrategia de optimización de la cartera de activos del Grupo Telefónica.

Los resultados del ejercicio

En el año 2015, los ingresos de Telefónica totalizaron 47.219 millones de euros, un 8,7% superiores al año anterior. Obtuvo un beneficio neto de 2.745 millones de euros, lo que equivale a un un 8,5% menos con respecto al 2014.

Por áreas geográficas, España, Alemania y Brasil suponen el 66% de los ingresos del año, mientras que Telefónica Hispanoamérica ((que engloba la actividad de la operadora en Argentina, Chile, Perú, Colombia, México, Venezuela y Centroamérica)) representa el 30%.

Los accesos totales de Telefónica alcanzaron los 322,3 millones a 31 de diciembre de 2015 (sin Reino Unido que está en venta). Los accesos totales de Telefónica Hispanoamérica alcanzaron 134,6 millones a diciembre 2015.

De los cuales, los accesos móviles totalizaron 113,3 millones. Los accesos de banda ancha alcanzaron 5,6 millones y los los accesos de TV de pago alcanzaron en la región 2,8 millones (+15,6% interanual) tras registrar una ganancia neta de 0,4 millones de accesos con una mejora en todos los países de la región que ofrecen el servicio .

El crecimiento fue particularmente positivo en Perú (+26,7%), Colombia (+17,5%) y Chile (+7,2%).

Se espera que el relevo de César Alierta por el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, no suponga un cambio radical en la dirección de la empresa.

De los riesgos en América Latina

La empresa respecto al mercado de Latinoamérica, ha destacado el mayor riesgo cambiario tras la fuerte depreciación recientemente experimentada por la mayoría de las divisas latinoamericanas, lastradas por la caída del precio de las materias primas, las dudas sobre el crecimiento en China así como por la evolución de los tipos de interés en Estados Unidos, entre otros factores macroeconómicos.

En Venezuela temen que podría intensificarse el control al sector privado. Además de que la economía se encuentra en una situación de acceso limitado a los dólares.

En Argentina, donde la agenda del nuevo gobierno se centra en la corrección de los desequilibrios macrofinancieros existentes y en la recuperación de la confianza internacional en el país, las medidas, tendrían beneficios en el medio plazo pese a que los riesgos persisten en el corto.

Algunos de los factores de riesgo macroeconómico más destacados en la región afectarían a Brasil, donde existe un escenario de elevada inflación, crecimiento económico negativo y significativas necesidades de financiación tanto internas como externas.

En países como Chile, Perú, Colombia, México y Ecuador (cuya economía está dolarizada en un entorno de escasez de dólares), la reciente caída, no sólo del petróleo sino también del resto de commodities, está teniendo un impacto negativo en las cuentas externas y fiscales.

Deja un comentario